jueves, abril 20

poesía

Todos los martes y los jueves voy a logopedia. Parece que voy progresando. Ya no me limito a hacer respiraciones y "emes", "eses", y "zetas" conjugadas con todas las vocales y emitidas en diferentes tiempos y tonos. Ahora leo. Hay distintos tipos de textos pero principalmente poesía. Poesía en fotocopia. Poesías de fácil lectura y poesías muy dificiles que hacen que me resulten feas, muy feas. Hay una rima de Becquer que no puedo con ella. Tengo que buscarla y llevarla ensayada. Pero eso será hacer trampa. Otra cosa que no me gusta es tener que leer un texto si haber podido darle un vistazo. Me gusta leer cuentos (aunque más contarlos) pero para poder hacerlo tienes que saber lo que tienes entre manos. Hoy he tenido que leer uno sobre un niño de las favelas. Era bonito. Volviendo a la poesía, el otro día tuve que leer Ítaca, de Cavafis. ¡Cómo me gusta! Ahí va:
Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
no temas a los Lestrigones ni a los Cíclopes,
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los Lestrigones ni a los Cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no lo llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante tí.
Pide que el camino sea largo.
Que sean muchas las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos antes nunca vistos.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes voluptuosos,
cuantos más abundantes perfumes voluptuosos puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender de sus sabios.
Ten siempre a Itaca en tu pensamiento.
Tu llegada allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
mejor que dure muchos añosy atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguardar a que Itaca te enriquezca.
Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.
Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.
Versión de Pedro Bádenas de la Peña

3 comentarios:

Álex Chico dijo...

Me alegro que compartas el gusto por este maravilloso poema de Kavakis, que ha influido a personas tan dispares como Lluis Llach o la pequeña (si no me equivoco) de los Kennedy. Te recomiendo otro del autor, titulado "La ciudad". Un abrazo. Alex.

Álex Chico dijo...

Aunque lo haya tornado un poco más griego, respeto su origen egipcio y corrijo su nombre por Kavafis.

puerto blázquez dijo...

gracias por las sugerencias. Un beso!