lunes, octubre 23

mamá erasmus ( III )

Hoy he "hablado" con Marta durante una hora. Por msn. Ella estaba esperando a que dieran las 16,00 para ir a clase y nosotros con el trasiego diario de la comida. Paula hacía de escribiente mientras calentábamos lo cocinado por la mañana. La conversación continuó mientras comíamos. No es que me gusten las distracciones mientras comemos pero la interlocutora lo merecía. Nos contó que Marburg tiene muchas cuestas, dos ascensores en las calles y éstas llenas de ciegos, lo que me recordó un reciente post del señor de portorosa. Domina muy bien el teclado sin eñes, nos habla de ninios y ninias o de maniana por la maniana. Nos hace mucha gracia. juega con símbolos inexistentes en nuestro alfabeto: ß, nos habla de su straße, que es como su strasse. Está preparando una lista de la compra; asegura que no existe el tomate frito envasado, solo al natural. El aceite de oliva es impagable para una erasmus pero lo añora. Y las provisiones de jamón, lomo, queso y productos de la tierra ya se han agotado. Todo marcha viento en popa aunque no le gustan los ordenadores de la facultad porque utilizan el sistema operativo linux y Marta fue de la última promoción sin ordenadores en el aula. Su hermana se ríe cuando marta dice que no sabe cómo usar la memoria flash allí. De momento no tiene internet en la residencia pero hay intención de instalarlo. Nosotras habíamos hecho planes contando con este medio de comunicación, pensabamos vernos. De momento nos conformamos con nuestras letras y nuestras voces.

2 comentarios:

utu dijo...

Hola¡¡¡¡ saludos me encanta

Besos

Utu

puerto blázquez dijo...

Hola wapo:
te he contestado pero algo debo haber hecho mal porque no sale; a estas horas, no me extraña, como diría mi padre: ya no soy persona.
Encantada de recibirte en esta humilde casa, amigo. me alegro de volver a leerte. Un besazo!