martes, octubre 10

recuerdo

Ayer hice vista obligada al dentista. Después una ortodoncia a los cuarenta no me imaginen temblando en la consulta. Hubo una conversación amena. Preguntaba el y yo respondía con monosilabos ininteligibles. Lo malo vino al final. Utilizó anestesia y con ella vinieron todos los malos recuerdos de hace 15 meses. Mi boca se había torcido, no podía pronunciar bien las palabras. ¡Malditas bilabiales!. Creo que me vió la angustia en cara. - Vete, dentro de un mes nos vemos. En media hora puedes tomate un café. Salí con la mano en la boca y el resto de asuntos que me mantenían en la calle los realicé con la mano en la boca. Todos menos unas fotografías para el carnet de la UNED. Por supuesto están en las profundidades del bolso y no hay intenciones de recuperarlas. Por supuesto que no eran unas fotos urgentes, pero ahí están. Algo no me deja olvidar.

1 comentario:

Pleyades dijo...

Pufff, no me hables de dentistas,, la verdad es que dan miedo,, el caso es que no hacen daño peroo!!
Pues sabes m esacaron bruxismo,, que cosas oyes, estas tecnologias!!